Utópica. Las mujeres que jugaban con mi cuerpo

[Total:0    Promedio:0/5]

Ese día (no recuerdo qué día) por la noche me fui a la cama (que no era mi cama) con la absurda idea de quererla sólo para mí, había recorrido diversos tipos de mujeres en el transcurso de mis noches, pero yo deseaba una sólo para mí.
mujer utopica
Yo aquí, quién sabe dónde, imaginándola, creando sus deslumbrantes zafiros, sus fríos labios, su frescura, su cuerpo, sólo eso: un cuerpo, piel, sensibilidad.
Ella en proceso y los amigos sedientos me invitaban a beber, las amigas sin pasión me enredaban entre sábanas.
Los días transcurrían y el viejo cantinero aún me preguntaba: “¿Cuándo te conseguirás una mujer?”, yo sin ninguna preocupación respondía: nada, no respondía nada.
Yo aquí, quién sabe dónde, imaginándola, creando sus manos de seda, sus pies de fortaleza, su olfato peculiar, su olor a ella, su olor a mí, su olor a nosotros.
Mujeres acercándose subían aún más el trozo de tela que cubría sus torneadas piernas, mordían sus labios, acariciaban cabellos, jugaban con mi cuerpo y yo, moviéndome sin sentir.
Yo aquí, quién sabe dónde, imaginándola, creando su descripción, su mirada interrogante, sus pechos blancos y suaves, sus piernas fuertes, creando su sudor, su calor, sus oídos perceptivos a mi voz, su olfato sensible, tan sensible a mi esencia.

Las calles apagadas me hablaban al ritmo de los alucinógenos, los faros encendidos me observaban con morbo y el pavimento agrietado me sacudía las neuronas, así llegué al diminuto dormitorio, pequeño y podrido como mi mente, ya que en espacios grandes y muy bien elaborados nos perdemos.
Yo aquí, quién sabe dónde, imaginándola, esperándola, tal vez sentado, tal vez dormido, tal vez de pie, tal vez muerto, tal vez vivo.
Ella tan allá, tan dentro, tan creación, tan mía, tan esclava de mi mente, ella tan sudorosa, ella y su frescura.
Por un momento la humedad llegó a la cama, por fin la soledad me abandonó, por primera vez mi cuerpo explotó, por única vez ella existió. Ella es, será y fue mía, porque ella es mi creación.

3 comentarios sobre “Utópica. Las mujeres que jugaban con mi cuerpo

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: