Peregrinaje

[Total:0    Promedio:0/5]

Sí, sí, la sublime poesía,

las sílabas del agua cantora

surgiendo de los surtidores,

manando del ignoto manantial.

Musas

Las redes llenas de peces, claro,

el atisbo en el entresueño

con los sensores en pánico,

agobiado de luz luminal.

Pero un salto al vacío, ¿sabes?,

el fuego fundacional ardiendo

de tu propia madera vital,

de tus leños irreproducibles,

e iluminado de alegres ascuas,

tu sino profético en marcha

hacia la absolución por el fuego,

consumido en esa consunción.

Al final de tu peregrinaje,

el santuario de las castas musas

iluminado de tu fatiga,

ciñéndote el preciado laurel.

Pero un duro aprendizaje, ¿sabes?,

y tu alegre discipulado

al fin y al cabo servidumbre,

sublime abnegación libidinal.

Ulises Varsovia

Deja un comentario