Escucho una tonta canción que me gusta, poemas de Marco Fonz

[Total:1    Promedio:4/5]

Poemas de Marco Fonz: Una tonta canción que me gusta

escucho una tonta canción que me gusta

 

Una juventud ternera y llena de pasto me lleva de la mano a los desiertos de la

visión        matinal.

Nada tengo que ver con levantarme temprano

soy flojo desde mi explicación.

Pero ahí estaba con mi bostezo y las marcas del sueño en la cara.

 

Preparo un desayuno de terremoto y ejercito mi voz para ser un buen estudiante.

Para ser el mejor: —¡Oh! Saturno viejo traidor.

 

La sombra estaba ahí primero que yo y entonces caía en el remolino que forma el:

ser alguien en la vida.

Y el remolino que le da a uno al encender la radio y pensar como:  alguien en la vida.

Y en el remolino que lleva la vida en las entrañas y que abandona todo menos la vida.

 

Trabajo verdadero es el engaño

lo otro es la imaginación.

Vaya jorobas que tiene el viento.

A quien dejé en mi lugar le va mejor que a mí y le aplaudo y le doy ánimo:

—No caiga, ahí la lleva, no sea un bueno para nada,

ya verá que pronto otro vendrá y

podrá descansar y dejar el lugar a otro que se lo crea.

Mastico mi cereal de terror, miro a la ventana

y mi respiración me dice mientras escucho

una tonta canción que me gusta:

—La vida no existe pero si existiera sería una hija de la chingada.

 

Marco Fonz se suicidó; que al final estoy tan solo como un verso, decía, los poemas de poemas de Marco Fonz son de una sensibilidad pasmosa.

Dejó cuatro libros inéditos

En el DF, amigos y colegas realizarán una lectura de su obra

En su poesía todo el tiempo hablaba de lo cercano que estamos a la muerte, indica su esposa Iliana Vargas

Un comentario sobre “Escucho una tonta canción que me gusta, poemas de Marco Fonz

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: