Camina al trabajo

[Total:1    Promedio:4/5]

La calle está llena de sombras color carne

(el negro siempre es negro,
pero todas estas son rosadas y sudorosas)
que tiemblan ante cada sol de cuatro cilindros,
no silban porque el viento siempre llega tarde
y sus relojes son el ancla que recuerda el puerto
que se llama casa
insistentemente, como una gotera de agosto.

ciudad de madrugada, camina al trabajoLa calle está llena de sombras confusas
que no conocen al cuerpo que persiguen
no conocen a la vela que las mueve
conocen el vientre del viento
que se alimenta de distancia
y cada vez más obeso se burla de las sombras.

La calle está llena cuerpos que el concreto calca;
brazos, piernas, esqueletos
todos disfrazados de sombra.
Y no hay por la mañana más paisaje
que este monstruo perdido entre sus lunares,
carente de memoria.

Deja un comentario