Consideraciones para el monstruo: Del monstruo considerado como una de las bellas artes Vicente Quirarte

Para los números 6 y 7 de la revista Los universitarios, correspondientes a marzo y abril de 2001, se dio un juego de remitentes. Jorge Volpi escribe a Mr. Hyde una carta a manera de justificación que aboga por el acusado y su calidad de monstruo. Al mes siguiente, Henry Jekyll, sin importar la distancia geográfica y temporal, le contesta en agradecimiento. Ignorando que el estilo de respuesta (dada la narración) asemeje a otro autor de la misma serie impresa. Este ejemplo da muestra de la realidad alcanzada por un género literario, gracias al culto y la extravagancia del mito en el imaginario del horror. monstruo Del monstruo considerado como una de las bellas artes¹, reúne cinco ensayos en la forma ya usual de Vicente Quirarte, que se rigen bajo el hechizo de la metáfora, el análisis psicológico o la perpetua visión adolescente de la fantasía, dentro de una prosa trabajada y contundente. No debe omitirse el sexto capítulo, a manera de experimento, respetuoso del científico novelesco, que se mueve en la libertad del texto dramático y la erudición del ensayo, nuevamente.


Esta apuesta del autor de los libros, Zarabanda con perros amarillos o El fantasma del hotel Alsace, brinda anécdotas, datos complementarios, crítica retórica y sobre todo consideraciones hacia el personaje tétrico y clásico, contemporáneo aunque romántico, de algunas creaciones (posiblemente hechuras) sobresalientes de la literatura, la realidad o el arte gráfico. Paralelamente en el libro se aborda la imagen de Arthur Rimbaud o el Hombre Araña, pero siempre dese una perspectiva de la otredad.

La pluma de Quirarte revela y brinda los ápices de seriedad e impacto que se han derivado desde la imaginación del siglo XIX hasta el XX; siendo cófrade del mismo culto, la respuesta de Jekyll publicada en Los universitarios, se asemeja al texto dedicado a Mr. Hyde: “El bien no hace gran literatura. Tampoco ocupa las primeras planas del periódico”, escriben ambos.

Lo que deja la pregunta, quién imitó a quién. El autor propone que el villano y el héroe comparten la categoría de monstruo al sufrir el rechazo de la sociedad. De manera semejante los textos homenajean al autor y su personaje como a la obra y sus lectores. En su totalidad de análisis sobre la mesa, el título del libro alude a un célebre ensayo de Thomas de Quincey, e igualmente se opone a que el sensacionalismo estigmatice tal o cual literatura. Sin embargo, el académico, como el amante o el admirador, es egoísta y sólo ensaya a sus criaturas preferidas, esperanzado, quizá, a que sus pasos se imiten o simplemente sumiso a su derecho de elección. Considérese a “Del monstruo…”, más que como un libro de ensayos, un almanaque sobre M. Shelley, Frankenstein, Stevenson, Hyde, Rimbaud, Stocker, Drácula, Parker y los románticos de la villa Diodati. Revísese así la propuesta quirartiana de estas imágenes que se han arraigado en el closet de los niños, la fascinación adolescente y la nostalgia del adulto.

Un comentario sobre “Consideraciones para el monstruo: Del monstruo considerado como una de las bellas artes Vicente Quirarte

  • el septiembre 1, 2017 a las 8:36 pm
    Permalink

    Hola!

    Esto en busca de una copia de este libro pero no lo encuentro por ningun lado. Donde podría localizarlo?

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *