Quiero entregarte toda la violencia de mi cuerpo

A Monica

Quiero entregarte toda la violencia de mi cuerpo

de un zarpazo entre tus labios

y sentir la lengua quemándome el sitio más sensible del aire.

Esto cuando estás ya presente

con el cuerpo humeando

y te lo digo:

“no, flaca, no hubieras hecho eso…

Como cerebros a la expectativa son todos los síntomas

de mi cuerpo,

que se enferma

en cada célula

y desea con todo alboroto,

y no se tranquiliza si no hay un perfume

como de aliento de poesía

rozándole ese punto exacto que ya conoces detrás de mis ojos.

Cuando tus ojos y el fuego pasan al lado,

somos más veloces.

Toda la ardiente violencia de mi cuerpo

Por aquí también anduvo ella,

me dicen todos los cráteres

en el tiempo.

Dejó su huella,

se voló como todo en sí,

que nace infinito.

Yo quiero atarme a ti del ombligo

para siempre, como algunas cosas

que se encontraron porque perdieron el camino.

Quiero pegarme con toda locura

a tus estallidos

porque vienes y te posas delante de mí

con tu cuerpo divino despreocupado

y no me queda más lucidez mortal

y me matas con tus voces divinas,

pero ahí sigue tu constancia eterna

brillando como ciertos detalles

de la selva luminosa.

Me atraganta tu luz,

soy in-forme, amorfa sensación de infinidad

y tú ofreciéndome tu cuerpo,

que es verde y transpira los calores de la lluvia

de la noche anterior,

que es voluntad humana,

energía de dios petrificada:

campo selecto de navíos oscuros

en mares celestes,

lejanas dimensiones atemporales,

donde vive una hormiga

y todo el pan y otras pieles

y esta cama donde estoy sentado

y tú estás a punto de entregar

la cadencia de tu cuerpo.

Juan Andrés Herrera

2 comentarios sobre “Quiero entregarte toda la violencia de mi cuerpo

  • el mayo 11, 2012 a las 4:38 am
    Permalink

    por aqui también anduvo ella, me dicen todos los cráteres en el tiempo… es muy bello Andrés, como siempre. 🙂

    Respuesta

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: