Maria ficción

Varios años después de concluida nuestra relación profesional me entere que si María insistía que hiciéramos el amor en el baño era porque cierta campaña para evitar la discriminación de los enfermos con sida la había convencido que no podía contagiarse del virus sentada en un toilette.

peces en el water
Era la mucama en mi casa. Había heredado el puesto de su madre
cuando esta se caso por segunda ocasión.
Sentado frente a ella, guapa, radiante, de moderno traje sastre y perfectamente maquillada, no pude más que sentir nostalgia las veces en que, de niños, andábamos juntos con tacones por el cuarto de mis padres. Más aún, su declaración acerca de la campaña publicitaria me hizo sentir melancólico: lo que durante años había interpretado como una señal de sensualidad exótica y voluptuosa no era si no un error que ahora sobrescribía mis recuerdos. Yo, que creía haber hecho mi amante a una mujer de mundo que había nacido criada por obra de la globalización, tenía la sensación ahora de haber abusado de la proverbial inocencia de las Marías (valido aclarar de nuevo que su nombre es María) y explotado cual patrón de mierda al obrero;
el burgués cogiéndose al proletario.
En eso pensaba esa noche de reencuentro, frente a sus piernas
firmes y suaves.
Casi arruino todo cuando ella, entendiendo mi congoja, me recordó que yo había cometido un error parecido cuando éramos niños,
cuando coincidió una campaña de hervir el agua para estar saludable
con una enfermedad que azotó a todos los habitantes de mi pecera.
Nos dirigimos a un hotel en silencio. Como guardando luto por los peces hervidos
Christian Pastor Cruz Molina

11 comentarios sobre “Maria ficción

  • el enero 15, 2012 a las 11:00 pm
    Permalink

    Buena historia. Echa un vistazo a acaecimientos que suceden comúnmente. La redacción no es mala, pero podría ser mejor; y la ortografía en cuanto a los acentos y las comas falló.

    Respuesta
  • el enero 15, 2012 a las 11:03 pm
    Permalink

    Buena historia. Felicidades. No obstante la redacción –aunque no es mala– podría ser mejor, y la ortografía en cuanto a los acentos y las comas falló.

    Respuesta
  • el marzo 16, 2012 a las 5:36 pm
    Permalink

    Excelente Historia, lo demás, ya te lo dijeron. Saludos

    Respuesta
  • el marzo 17, 2012 a las 12:11 am
    Permalink

    Christian Pastor Cruz jaja yo al contrario, siempre los veo perfectos 😉

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *