En cuerpo y alma

Micro cuento participante en nuestro concurso de ficción “canonicemos a las putas” En cuerpo y alma fue un gran segundo lugar
Dolores, Lola, lolita ¡Qué lolas! Mazahua chilanga barely legal vestida de gitana afrocubana, fullera tarotista, suripanta posesa. Vive tras un anuncio de neón y estrechas escaleras en un apartamento pequeño donde la puerta no cierra. Dos sillones verdes con cojines naranjas y tres sillas plegables, su sala de espera.

Una cortina de perlas plásticas, luego una mesa circular forrada en terciopelo, dos poltronas rojas y un banquillo de madera por si más de uno gusta pasar. Lee el tarot de Marsella, el céltico, el egipcio y de las hadas. También te lee el té, el café, las manos o las nalgas. Hace amarres, embrujos, encantos y todas esas payasadas. Pero su mayor gracia: son sus sesiones de cama.

Médium indiscutida, según sus clientes añejos. Revive con cargo por hora a los muertos. Prende velas, quema hojas, se sacude cual timbrazo de teléfono, revira los ojos y descuelga. Charlas con la abuela, das consejos al niño que se ahogó, hablas con el marido que no llegó al norte y besas sin pudor a la esposa muerta. Dolores no se detiene, Dolores no te detiene, abandona su cuerpo a las ansias carnales del alma sin carne. Te lleva a un catre rechinante al fondo de un cuarto, desviste su cuerpo que ya no es de ella y te regresa por un soplo al viejo amante. Penetrada en lo más íntimo el sexo no te lo cobra, el dinero que le dan es de los esposos a las esposas. Dolores, mujer recatada. Más que puta en cuerpo y alma, una santa.

Mariano F. Wlathe

En cuerpo y alma

5 comentarios sobre “En cuerpo y alma

  • el marzo 6, 2012 a las 11:24 am
    Permalink

    He descubierto en este miniconcurso, que toda buena historia debe ser de fondo un poema, esta sin duda lo es, por eso cuenta con mi voto, felicitaciones a su autor, supistes sorprendernos con tu enfoque del asunto, exaltando el tema a lo divino, sin abandonar para nada lo terreno, es una mini opera con un exaltado final, que en la transparencia de sus palabras, dejar ver por intuicion el dolor y las emociones de otras historias paralelas, que se advierten en un transfondo aun mas intenso. Saludos desde Venezuela. Mirak Yiquim

    Respuesta
  • el marzo 6, 2012 a las 2:01 pm
    Permalink

    excelente éste cuento y excelente tu comentario!…por cierto, no me enteré que había votacion para los cuentos!!…me hubiera gustado votar por "la practica"

    Respuesta
  • el marzo 6, 2012 a las 2:23 pm
    Permalink

    Me gustaron tres de los cinco finalistas. Pero este es magnífico. Me transportó!! Doy mi voto +1. Felicidades al autor!!! Y que viva el arte de escribir! Buenísima esta iniciativa y esta página!

    Respuesta
  • el marzo 6, 2012 a las 9:40 pm
    Permalink

    En los ochenta Giordano, Cantautor venezolano, lanzo al medio una canción llamada PERLA NEGRA, la cual hacia referencia a la cita amorosa que el personaje tuvo con una meretriz, con una exquisita y cadenciosa melodía tropical caribeña y su letra era un poema subliminal de las realidades urbanas de cualquier ciudad de este sufrido pero bien vivido continente, y es lo que me trajo a la memoria este cuento, que con marcada diferencia, no deja de parecerse, en lo intimo de los personajes

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *