Como no escribir una novela

Mittelmark, H. y Newman S. (2014). Como no escribir una novela. Trad. Daniel Royo. México: Paidós. 310 pp.

Howard Mittelmark y Sandra Newman son dos editores con varios años de experiencia en el negocio. Además han escrito novelas y han logrado que las publiquen. Durante su ya larga carrera han leído bastantes manuscritos literarios que repiten errores muy notorios. Como ellos mismos dicen, su libro tiene el propósito de que los escritores en ciernes eviten estas equivocaciones. Los autores muestran ejemplos de 200 errores típicos de principiante.
El libro tiene siete secciones que abarcan los siguientes temas: errores en la trama, en los personajes, en el estilo, en el punto de vista y la voz narrativa, en los marcos de la acción, en los enfoques novedosos, y en el contacto con las editoriales. Algunos ejemplos —tomados al azar— de los errores descritos son: “Cuando la historia no empieza nunca” (pp. 17-19), “Cuando el autor se excede al hacer simpático a un personaje” (pp. 82-83), “Cuando el autor hace gala de un amplio vocabulario que no tiene” (pp. 127-128), “Cuando el punto de vista narrativo va de un lado a otro” (pp. 194-197), “Cuando salen a relucir las lagunas del autor” (pp. 250-251), y “Cuando el prólogo es una breve guía del sentido de la vida” (pp. 257-259). Por supuesto, se trata sólo de una pequeña muestra de todo lo que se lee en el libro.

9788432232008
El estilo del libro está muy alejado del discurso grandilocuente sobre la magia de la creación literaria, los diversos deberes del joven creador, o de la erudición filosófico-cómico-social: va directo al punto y lo hace con ejemplos ideados por los mismos autores. Estos ejemplos, ligeros y divertidos logran que en algún momento (o en varios), el lector vea reflejados algunos de sus textos. Esto está muy bien, porque se logra sin herir las siempre delicadas susceptibilidades de los escritores (nuevos o veteranos).

Como no escribir una novela
Por último, los autores dejan muy claro que el estilo de novelas del que hablan en el libro son novelas comerciales. Delimitan muy bien el hecho de que nunca se refieren a las “novelas literarias” (sic). Esto puede hacer sonar las alarmas internas de los jóvenes creadores que pugnan por ser los nuevos Joyce o Faulkner —o ya de menos los nuevos Bukowskis— del panorama literario actual, porque están seguros de que su estilo no tiene errores, sino innovaciones. Conviene que estos noveles escritores se bajen unos cuantos escalones y se replanteen si antes de innovar, pueden aprender a mantener enganchados a los lectores más de cinco páginas. El oficio de narrar (antes de los altos vuelos) comienza en mantener al lector o al oidor atento. Antes de aburrir, hay que aprender a interesar. Los consejos de este libro bien pueden ser un gran comienzo.
Como no escribir una novela se encuentra ampliamente disponible en librerías y formatos digitales, por Paidos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *